Fotografía Sincera vs El Timo De Los Premios

Escribo éste post porque hace poco me invitaron a entrar a una asociación de fotógrafos “profesionales”. De entrada eso de “profesionales” me dio mala espina. Es como una ley que todo aquel que te avienta la placa de ser “profesional” en su lema o logo termina vendiendo humo. Por otra parte, eso de que por entrar a un gremio, te conviertes de manera automática en profesional, suena a timo, pero timo de antaño.

Ahora les explico porque no me gusta entrar a ciertos grupos y porque los galardones y diplomas terminan sirviendo para timar.

Antes debo aclarar que no me rehuso a formar parte de colectivos ni asociaciones, pero hay que saber que en estos rumbos existen grupos sinceros que se forman a partir del puro “amor al arte” y de ahí parten a grandes cosas y otros grupos que sólo se forman para lucrar y tronar cualquier forma de arte, generando confusión en el espectador.

Muchas asociaciones de fotógrafos en particular de bodas, sólo sirven para quienes se olvidaron de sentir la fotografía o nunca la han sentido y necesitan llenar ese vacío cómo fotógrafos con la aprobación de otros.

No me agrada nada éste sistema de galardones y diplomas. Como si los papeles y ahora los banners fueran garantía de poder brindar el servicio correcto que busca cada pareja que está por casarse. Por ese motivo no pongo banners ni galardones en éste sito.

Éste sistema me recuerda a los médicos de antaño, cuando era niño y si te ponías muy mal te mandaban con el que tenia más diplomas en la pared y al final de la consulta salías peor y sin presupuesto para la escuela pues el medico se lo había llevado todo.

Lo mismo pasa con la fotografía de bodas, entre más galardones y diplomas te presuman menos trabajos completos te van a enseñar y como resultado, las parejas pueden terminar decepcionadas del resultado final. ¿Por qué? es sencillo de responder, porque se han olvidado de hacer fotografías para la parejas y disparan para la aprobación de un gremio.

Por ello me niego a entrar a ese circulo vicioso, para mí el mejor premio son las sonrisas y emociones que desprenden las parejas al ver sus fotografías, el mejor galardón es cada fotografía que ellos van seleccionando para su álbum.

Me gusta mucho asistir a las bodas y capturas esos instantes únicos. Me la paso genial, cada pareja tiene su propia personalidad sus propias costumbres y estilo de vida. Eso es lo que trato siempre de meter en mis fotografías.

Por ello no tengo ningún problema de mostrar gran parte del reportaje, si la web soportará todo, lo mostraba full, pero quienes me visitan pueden ver los reportajes completos de otras parejas. No hay ocultismo ni códigos para ver cada reportaje, lo mejor es ser transparente.

Sí sólo asistiera a la bodas por tener reputación en alguna asociación, por alimentar egos o simplemente por la necesidad de aprobación de un grupo de personas, creo que mis fotografías serian frías como el corazón de los chinos, posadas y atrincheradas por cómo yo quisiera que se expresen los novios y no cómo ellos son, sería un dictador de la fotografía de bodas.

Afortunadamente no lo soy, me encanta la espontaneidad 🙂

Comments

comments